Comienzo a escribir este post en un tren de alta velocidad (i.e. “bullet train”) desde París a Rotterdam (Holanda). El tren viaja a 300 km/hr (186 mph) acortando significativamente el tiempo que nos toma transportarnos. Sin embargo, no importa cuán rápido se mueva el tren, simplemente no hace sentido (económico ni temporal) que estemos viajando por el mundo sólo para asistir a una reunión. De hecho, creo que muy poca gente estaría en desacuerdo de que en el futuro muchas de las actividades de negocio en otras partes del mundo serán hechas virtualmente. Herramientas como Skype, Google Docs, Dropbox, etc. ya han comenzado a construir un ambiente colaborativo virtual.

En adición al mundo virtual, cada día las compañías se mueven a construir grupos interdisciplinarios integrados. O sea, que se busca colaboración en grupos donde los integrantes tienen expertises y perspectivas diferentes. Evidentemente, un grupo interdisciplinario integrado explorará soluciones a los problemas (o diseños) desde muchos ángulos simultaneamente. (Contraste esto con la pespectiva multi-disciplinaria tradicional donde no se pretende la integración de los conocimientos.) Por otro lado, manejar un grupo interdisciplinario integrado productivo es un gran reto.

Cuando combinamos la tendencia de ambientes virtuales con grupos interdisciplinarios integrados obtenemos lo que en inglés se conoce como “Integrated Virtual Teams”.  Los profesionales del futuro neceistan entender y saber desenvolverse en estos equipos virtuales integrados. Adivinin qué; los Ingenieros Industriales (ININ) tienen una ventaja competitiva para liderear estos equipos por su habilidades técnicas/analíticas que les permite comunicarse con los ingenieros (que de hecho, hay que reconocer que son un espécimen interesante a la hora de comunicarse); mantener la perspectiva gerencial de las métricas, metas y el “bottomline”; comunicarse con los no-ingenieros; y no menos importante estamos acostumbrados a trabajar en grupos. Claro, eso lo llevamos haciendo los ININ por muchos años y es una de las cosas que acelera nuestro crecimiento en las estructuras de las empresas. Sin embargo, ¿qué tenemos que hacer ser exitosos en colaboraciones virtuales integradas?

Antes de responder, vamos a entender un poco mejor las ventajas y desventajas de los grupos virtuales integrados:

Ventajas:

  1. menos personal ya que la empresa puede tener un mismo experto cubriendo varias plantas;
  2. se trabaja a toda hora ya que mientras unos duermen en una parte del mundo, los demás trabajan;
  3. diversidad cultural en los productos y en las soluciones;
  4. uniformidad en las operaciones / se comparte el conocimiento entre las plantas.

Desventajas:

  1. calidad de vida: necesitamos cambiar un poco nuestro horario de trabajo para reunirnos ya que dependiendo la época del año y el lugar específico, tenemos aproximadamente 6 horas menos que Europa y 12 menos que Asia;
  2. idioma: posiblemente, la mayoría de los integrantes no se estarán comunicando en su primer idioma (¡HAY QUE APRENDER BIEN EL INGLÉS!);
  3. cultura: no entendemos bien la forma de pensar de los compañeros porque no entendemos su cultura;
  4. confianza: como no conocemos al grupo en persona es difícil confiar en el grupo (incluyendo al líder) y hasta sentirse parte de él;
  5. supervisión: ¿Cómo nos aseguramos que las cosas se están implementando según acordado? Esto también tiene que ver con mentoría a los empleados, con mantener el grupo encaminado para alcanzar las metas trazadas y hasta definir las tareas;

¿No debemos estar enseñando a los ININ a trabajar en estos ambientes? Recientemente lideré un experimento con fondos de la National Science Foundation que entre los que pretendíamos hacer era estudiar cómo adiestrar a los ININ en grupos virtuales integrados. En el curso de Diseño de Despliegues de Facilidades (i.e. “Layout”) que dicté en enero del año pasado (2011), mis estudiantes recibieron una noticia que los dejó boquiabiertos. Los llevé suavecito por el proceso. Primero les notifiqué que ellos podían escoger sus partners (en grupos de 3). Wow, lo contentos que se ponen cuando ellos pueden escoger sus partners (como si los pudieran escoger en sus trabajos…). Entonces les dije, algunos de ustedes tendrán partners adicionales que no están en Puerto Rico. Ahí vino el silencio incomodo que los profesores aprendemos a disfrutar. Es que sus caras valían oro. El resto de sus partners están en Estados Unidos. “¿Profe, en una universidad en EEUU?” Bueno no, en varias universidad de EEUU. Sus partners están en dos universidades de EEUU. Una en Missouri y otra en Colorado. Vuelve el silencio incomodo… Los estudiantes de Missouri no son ININ, sino que estudian Engineering Management y están matriculados en una clase de Supply Chain. Los de Colorado son ININ, pero están matriculados en la clase de Control de Producción y Secuenciación (“Production Planning and Scheduling”) y son estudiantes de Maestría (y la realidad es que muchos de los de Missouri también, pero eso no se los dije).

Creamos cinco grupos de tres estudiantes en la Universidad de Puerto Rico – Mayagüez (UPRM) y los pareamos con cinco estudiantes en Missouri y tres en Colorado. Como ellos no tenían tantos estudiantes, mis cinco grupos tenían los mismos partners en EEUU. Los restantes 15 estudiantes en UPRM eran el grupo control, cuyo proyecto era un case study que era un subconjunto del proyecto del grupo experimental. El grupo experimental tenía que (conjunto con sus partners en EEUU) diseñar una Cadena de Suministros (“Supply Chain Network”) para una baterías (pilas) de hidrógeno (i.e. “PEM Fuel Cells”). Los estudiantes deberían comenzar por estimar la demanda del producto y diseñar los requisitos de manufactura de la planta, incluyendo su despliegue. Claro, para este tipo de actividad los estudiantes estaban obligados a colaborar estrechamente por la naturaleza del problema. O sea, los de Supply Chain (Missouri) pedían lo que quisieran, pero los de Layout (UPRM) tenían unas restricciones de espacio y un costo de máquinas. Los de Colorado trabajaban un Job Shop de materia prima. Claro está que sin materia prima no se puede ensamblar (que lo diseñaban los de UPRM). ¡Bienvenidos a la vida real, ni siquiera saben cuánto es la demanda de sus productos!

Este semestre aprendimos muchísimo y a los interesados les puedo compartir resultados de los experimentos que estan bajo revisión para ser publicados y hasta el proyecto. Los estudiantes aprendieron muchísimo de ellos mismos y de grupos virtuales integrados (lo bueno y lo malo). Claro, algunos se molestaron con los profesores por que no les dábamos la información (ni se las confirmábamos). Entiendo que el proyecto fue muy bueno, considerando que fue la primera vez que se hace. Mis estudiantes de layout el semestre que viene se preguntarán si esto lo haré nuevamente…(¿escuchan el silencio incómodo?)

El experimento (y el proyecto en general) es finalista en el premio de Innovación al Currículo de ININ por el Institute of Industrial Engineers (IIE), que no debe confundirse con el III del CIAPR. Los que asistirán a la convención del IIE este año quedan invitados para ver la presentación que mi colega (Dra. Suzanna Long) dará. En la actividad de premiación sabremos si ganamos.

Independientemente de si ganamos el premio de innovación, creo que nuestros estudiantes sí ganaron. Así mismo, creo que tenemos que revisar nuestros currículos de ININ pensando en los requisitos cambiantes de nuestros egresados. Es fácil dar la misma clase todos los años; pero eso presume que las condiciones que enfrentan los egresados son las mismas. De ahí nace mi llamado a la reflexión. Para los que no tuvieron la oportunidad de vivir esta experiencia en su bachillerato, por favor comenten para saber su experiencia con grupos virtuales integrados.