Al pensar en un programa subgraduado en Ingeniería Industrial (ININ) automáticamente pensamos el Grado de Bachillerato en Ciencias en ININ (i.e., B.S.I.E.). Sin embargo, mucha gente desconoce que existe un Grado Asociado de Tecnología en ININ. Este Grado Asociado lo adiestra como Técnico en Ingeniería Industrial y se ofrece, por ejemplo, en la UPR-Ponce y UPR-Bayamón. Comparado con el programa de B.S.I.E. de UPR-Mayagüez, el programa del Grado Asociado en la UPR-Bayamón está diseñado para ser completado en dos años (en vez de cinco, aunque se espera que próximamente baje a 4.5 años) tomando 69 créditos (en vez de 176). ¿Cuál es la diferencia entre un Técnico en ININ y un Ingeniero Industrial?

Si estudiamos el currículo de Tecnología en Ingeniería Industrial (e.g., pueden ver el de UPR-Bayamón en http://www.uprb.edu/es/academico/departamentos/inge/inge_ga_industrial.htm) nos percatamos que los Técnicos de ININ toman cursos en Estadísticas, Métodos, Medición, Control de Calidad, Control de Producción, Economía Ingenieril y Despliegue de Plantas, entre otras. ¿Si los Técnicos de ININ toman todos estos cursos, cuál es la diferencia entre los Técnicos y los Ingenieros? Increíblemente, muchos ingenieros no saben la diferencia entre un ingeniero y un técnico.  La respuesta a esta pregunta es simple; los ingenieros DISEÑAN.

Si observan cuidadosamente los prontuarios de los cursos de Tecnología en ININ verán que la palabra diseño no es el enfoque. Si los técnicos reciben un diseño, ellos deben ser capaces de implementarlo o ayudar en la implementación. En el caso específico de ININ, un técnico puede implementar el diseño de un sistema de control de calidad, de control de inventario, o un muestreo, entre otros. Sin embargo, los técnicos no están capacitados para diseñar dichos sistemas. O sea, el ingeniero diseña el sistema y el técnico puede ayudar a implementarlo.

La razón que los ingenieros tienen que estudiar tanto es porque, desafortunadamente, en la práctica la gran mayoría de las fórmulas aprendidas en el salón de clases no pueden ser utilizadas directamente. Es ahí que el ingeniero, quién conoce la CIENCIA detrás de la fórmula, debe modificar la fórmula para que pueda ser utilizada. Increíblemente, muchos profesores de ingeniería y hasta programas enteros de ININ que se vanaglorian por su enfoque técnico se dedican a darle “recetas” de fórmulas a los estudiantes de ingeniería para que las memoricen o hacerlos expertos en utilizar un software. Esos “ingenieros” no son capaces de modificar las fórmulas porque no entienden a cabalidad de dónde salen dichas fórmulas. Estos profesionales tienden o a decir que no se pueden hacer las cosas (en vez de admitir que no saben hacerlas) o a dejar la ingeniería industrial a un lado y trabajar por intuición. Me parece que estos profesionales llevan mucho tiempo confundiendo al ingeniero y al técnico de ingeniería.

Por último, me pregunto si en la industria necesitan ingenieros industriales o técnicos de ingenieros industriales. Me parece que la respuesta es que se necesitan ambos. Sin embargo, mi experiencia me dice que a través del tiempo los ingenieros industriales llevan ejerciendo como técnicos de ingeniería industrial. Creo que es el momento de comenzar a educarnos para que el ingeniero se pueda enfocar en diseñar y el técnico, trabajando mano a mano con en ingeniero, se pueda enfocar en implementar. ¡Zapatero a su zapato!