Parte del secreto de ser un líder efectivo es aprender a delegar estratégicamente los trabajos y responsabilidades. Desafortunadamente, no todos los trabajos y responsabilidades son iguales de importantes, fáciles o glamorosos; lo que complica la tarea de delegarlos. En este post propongo una jerarquía para escoger a quién delegarle trabajos y responsabilidades en un grupo, basado en cómo se asignan tareas dentro de las familias en el sur de India.Primeramente, comienzo con el comportamiento opuesto a delegar, o sea, hacerlo todo. Si usted es de los que lo hace todo posiblemente lo acusen de micro-gerente (micro-manager). Los micro-gerentes son individuos (típicamente trabajólicos – “workaholics”) que quieren controlar todo lo que pasa en un grupo. La mayor parte de las veces este comportamiento se debe a la falta de confianza que tienen los estas personas en que su equipo pueda realizar los trabajos correctamente en términos de tiempo o calidad. Cuando líderes, los micro-gerentes típicamente se convierten en la razón que los trabajos se demoran. En adición, este tipo de individuo termina viviendo de reunión en reunión, apagando fuegos, y tristemente poco a poco pierden el respeto y eventualmente el control de su equipo. Mi hipótesis es que los mirco-gerentes simplemente no saben cómo delegar correctamente.

Durante un viaje a India observé una dinámica familiar muy interesante. Un abuelo echó una caja a la basura y con eso la bolsa se llenó. El abuelo le dijo a su hijo que se encontraba en la sala que fuera a la cocina y sacara la basura. El hijo inmediatamente se paró y busco a su hijo mayor para asignarle la tarea de botar la basura. El hijo mayor, hizo lo propio con su hermana menor, la cual fue a la cocina sin protestar y sacó la basura. Al ver esta conducta tan fascinante me quedé pensando y me surgió una duda; porqué la hija no le pasó la tarea a su primito que era aún menor que ella. Al indagar la respuesta me explican que el primito era demasiado pequeño para realizar la tarea correctamente. La regla general que practican allí es que la tarea se le puede pasar a una persona más joven, siempre y cuando ésta tenga la capacidad de hacer el trabajo correctamente. He ahí el secreto de delegar los trabajos y las responsabilidades: cada trabajo y responsabilidad debe ser asignada a la persona de menor jerarquía que tenga la capacidad de hacer el trabajo. Esta regla liberará a las personas con mayor jerarquía para que puedan hacer aquellas tareas que sólo ellos pueden hacer.

Reflexione en lo que usted hace en su casa y su trabajo. Posiblemente en su casa usted se encarga de cosas como la limpieza, cocina, recogido de la casa, fregar, lavar el auto, cortar el césped, etc. ¿Puede pasar esta tarea a alguien más y liberar tiempo para hacer otras cosas que sólo usted puede hacer? ¿Y en su trabajo? ¿Puede identificar en su lista de cosas para hacer alguna que pueda delegar? Si la respuesta es que NO, simplemente rompa sus tareas en tareas más pequeñas que sí pueda delegar. Para terminar, no olvide que al delegar un trabajo, también tiene que delegar la responsabilidad. ¡Por el bien suyo y de su equipo, delegue!