En términos generales logística es la coordinación detallada de las operaciones de un sistema. Depende de la complejidad del sistema con el que trabajamos, logística puede envolver decisiones a largo plazo (i.e., decisiones estratégicas con horizonte de planificación de años), a mediano plazo (i.e., decisiones tácticas con horizonte de meses) y decisiones a corto plazo (i.e., decisiones operacionales con horizonte de días).  A nivel estratégico, logística envuelve decisiones como dónde estará localizado el sistema y cuántos recursos necesitaremos adquirir para su operación. A nivel táctico, logística envuelve decisiones de cómo organizar el sistema en términos de su despliegue, estructura y reglas de manejo de flujos y cuántos empleados trabajarán en el sistema. Finalmente, en el nivel operacional nos encargamos de tomar decisiones del día a día como por ejemplo la asignación de tareas a empleados y horarios de trabajo.

Desafortunadamente, debido a lo abarcador del concepto, logística se ha convertido en un “buzz word” que ha sido abusado en su uso para referirse a cualquier coordinación o hasta como sinónimo de lógica. Para evitar la ambigüedad con el concepto de logística, lo correcto es especificar de qué es la logística a la que nos referimos. Por ejemplo, la logística de distribución trata sobre cómo se almacenan y transportan bienes a través de la cadena de suministros. La logística de transportación trata de cómo mover personas. La logística de eventos busca ejecutar mega-eventos de corta duración como competencias deportivas, recaudación de fondos o protestas. En teoría, puede existir logística para cualquier sistema. Por ejemplo, logística de sistemas de producción trataría de mantener niveles de inventario y sistemas de producción. En general, si no se especifica el tipo de logística al que nos referimos, entonces se presume que hablamos de logística de distribución. En un post futuro hablaré de la diferencia de logística y “supply chain management”.

La calidad de los sistemas de logística (de distribución) de los países está directamente asociada a su desarrollo económico. Chopra and Meindl (2010) establecen que la logística compone aproximadamente el 10.5% de la economía de EEUU y 20% de los costos de manufactura de un producto. Una forma de medir la logística de los países es a través del Logistics Performance Index (LPI) el cual considera los procesos de aduana, infraestructura, cargamentos internacionales, seguimiento y localización de la carga y  la capacidad de cumplir con el tiempo de entrega prometido. Interesantemente, existe una correlación positiva muy alta entre el LPI y el índice de competitividad de los países reportado en el Global Competitiveness Report. Esta relación ha llevado a países como los Paises Bajos (i.e., Holanda) a convertir la logística en una prioridad nacional.

Cuando las personas me preguntan qué hago como experto en logística basta con decirles que sólo me encargo diseñar sistemas para llevar el producto correcto, de la forma correcta, en la cantidad correcta, en la calidad correcta, al sitio correcto, en el tiempo correcto, para el cliente correcto, al precio correcto. ¿Suena fácil, verdad? En mi opinión, un experto en logística debe conocer técnicas de optimización (incluyendo las de tipo combinatorial) para manejar sistemas complejos, de estadísticas para manejar la aleatoriedad en el sistema y de gerencia para manejar una de las complejidades más grandes en logística – la gente. Sin lugar a duda, los profesionales que están mejor preparados para hacer logística son los Ingenieros Industriales. En mi opinión, logística es una especialidad a nivel graduado para un ingeniero industrial. O sea, que para llamarse un experto en logística, el profesional debe poseer por lo menos los conocimientos adquiridos en una maestría en ingeniería industrial enfocada en logística (incluyendo cursos en optimización en redes, secuenciación, teoría de colas, estadísticas, gerencia de proyectos, simulación y conocimiento de logística avanzada). El riesgo de que una persona no capacitada maneje la logística de un proyecto o una empresa está en que no transcurran las operaciones correctamente o que se el costo de hacerlo sea muy superior a lo que debió haber sido. La razón de esto es puramente por la complejidad de los sistemas de logística.

Luego de presentar el concepto de logística es muy fácil argumentar que esta área de especialidad continuará creciendo por muchos años. Si le interesa hacer una maestría en esta área los invito a ver las Maestrías en el departamento de ingeniería industrial en la Universidad de Puerto Rico – Mayagüez. Tenemos suficientes cursos graduados para que se pueda especializar en logística.

Referencias:

Chopra, S. & Meindl, P. (2010) Supply Chain Management: Strategy, Planning, and Operation, 4th ed., Prentice Hall, Boston, MA.