Investigación de Operaciones (en Inglés “Operations Research”) es una disciplina basada en la matemática-aplicada que se enfoca en el desarrollo e implementación de métodos analíticos para resolver problemas y tomar decisiones. O sea, al final del día, lo que busca la investigación de operaciones es optimizar. Para ponerlo en palabras sencillas, cuando se hace correctamente, investigación de operaciones busca convertir la toma de decisiones en mundo real al mundo matemático, para resolverlo matemáticamente y devolverlo como una solución útil en la vida real. Debo recalcar las palabras “cuando se hace correctamente.” La paradoja en investigación de operaciones yace en la perspectiva de las diferentes disciplinas que utilizan investigación de operaciones.

Las técnicas utilizadas en investigación de operaciones se pueden dividir entre las determinísticas (i.e., aquellas donde no hay aleatoriedad por lo que los resultados son predecibles) y las estocásticas (lo contrario). Entre las herramientas determinísticas se encuentran el modelaje matemático y el desarrollo de algoritmos y heurísticos. Por otro lado, entre las técnicas estocásticas se encuentra: optimización (e.g., optimización robusta), cadenas de Markov, estadísticas aplicadas (e.g., regresiones), teoría de colas y simulación. Como es de esperarse, la investigación de operaciones es utilizada por diferentes disciplinas (e.g., Administración/Gerencia de Empresas, Econometría, Ingeniería y Matemática) para resolver problemas en diferentes áreas como la bioestadísticas, confiabilidad, control de calidad, data mining, economía, energía, logística, manufactura/producción, mercadeo, mercados financieros, salud, servicio y sistemas, entre otras.

Hace unos días, un colega me acordó una paradoja que hace tiempo había escuchado en una de esas reuniones cuando se mezclan los ingenieros y el alcohol. Cuando un matemático hace investigación de operaciones se enfoca en probar matemáticamente que existe una solución óptima al problema. En realidad, lo interesante para los matemáticos no es la aplicación del problema a la vida real, ni la solución al mismo; sólo que existe dicha solución óptima. Por otro lado, el ingeniero industrial se enfoca en identificar el problema de la vida real, modelarlo y resolverlo óptimamente. El enfoque es el modelaje y optimización. Para hacer esto muchas veces hay que hacer sacrificios asociados con la simplificación del problema o sus presunciones. Desafortunadamente, debido a las simplificaciones, las soluciones de los ingenieros industriales muchas veces no se pueden implementar directamente en la vida real. Por el contrario, lo importante desde la perspectiva de administración/gerencia de empresas es proveer una solución práctica e implementable en la vida real. Por tanto, en administración de empresas no hay tanto enfoque en que la solución provista sea la mejor posible, simplemente están contentos con que sea buena y que resuelva el problema en la vida real. Debo aclarar que existen excepciones a la paradoja y son aquellos que hacen la investigación de operaciones “correctamente” (el modelo correcto, con las presunciones reales y resuelto óptimamente). Interesantemente, en la gran mayoría de los casos, dichas excepciones no necesariamente ocurren por tener mayor conocimiento de investigación de operaciones, sino porque encontraron “el problema perfecto.” Por tanto, si usted está interesado(a) en investigación de operaciones debe estar listo para que lo critiquen ya que, aparentemente, al escoger la disciplina desde donde la estudiará estará escogiendo su veneno (i.e., por lo que lo criticarán).

Espero que este post haya aclarado algunas cosas sobre cómo se percibe investigación de operaciones en diferentes disciplinas. Por otro lado, me temo que ahora hay varias personas pensando en los temas de conversación de los ingenieros en las barras. Reconozco que si es raro escuchar una conversación entre ingenieros sobrios, imagínese los temas cuando no hay inhibiciones.