Les pido que a partir del 30 de septiembre de 2015 no se refieran a mí como “ingeniero” ya que según la Ley 173 del 1988 (Art. 2) del Gobierno de Puerto Rico ese día dejé de ser ingeniero. No dejo de ser ingeniero por falta de credenciales, ni por que se me olvidó cómo hacer ingeniería, ni mucho menos por falta de talleres de educación continuada; simplemente es porque decidí no pagar la cuota anual de $200 al Colegio de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico (CIAPR) – conocido informalmente en las conversaciones entre ingenieros como “la donación anual para las tres Bs”. La Ley dice que “A los fines de proteger la vida, la salud y la propiedad, y para fomentar el bienestar público en general, toda persona que ejerza u ofrezca ejercer la profesión de Ingeniero, Arquitecto, Agrimensor o Arquitecto Paisajista en Puerto Rico, en el sector público o en la empresa privada, estará obligada a presentar evidencia acreditativa de que está autorizada, de conformidad a esta Ley, para ejercer como Ingeniero, Arquitecto, Agrimensor o Arquitecto Paisajista en Puerto Rico, que figura inscrita en el Registro de la Junta, y que es miembro activo del Colegio de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico, o del Colegio de Arquitectos y Arquitectos Paisajistas de Puerto Rico, según fuere el caso.” O sea, que como decidí no pagar la cuota del CIAPR ya no soy ingeniero.

¿Deben estar preocupados mis estudiantes de ingeniería? La respuesta es que NO. Irónicamente, para enseñar ingeniería en la universidad del Estado (i.e., La Universidad de Puerto Rico, UPR) no hay que ser “ingeniero” según definido en la ley; basta con tener los credenciales necesarios para enseñar ingeniería. O sea, que en nuestra universidad (al igual que las demás universidades de PR) puedes aprender ingeniería con profesores que no son “ingenieros” y si pasas la reválida (porque aprendiste ingeniería de nosotros) y pagas la cuota anual del CIAPR, entonces te conviertes en ingeniero. Claro, una vez eres ingeniero, tus profesores que no paguen cuota no pueden ofrecerte talleres de educación continuada.

Mi decisión de no pagar la donación (quise decir cuota) del CIAPR no tiene que ver con ahorrarme dinero, sino por principio. Mi primer post en el blog hace varios años se titula ¿Deben los ININ estar colegiados? En ese post fui claro que el CIAPR no le añade valor a los ingenieros industriales. Fui más allá y expuse ejemplos de diseños que los ingenieros industriales hacemos que deben ser supervisados y aprobados por ingenieros industriales. Incluso me ofrecí a dar talleres para ingenieros industriales siempre y cuando fueran gratis para los que lo tomaran y que me dieran créditos de educación continuada por ofrecerlos (nunca me llamaron porque insistían que se debería pagar y que me pagaran por el taller). Evidentemente, ni el CIAPR ni su Instituto de Ingenieros Industriales han hecho algo para que el título de ingeniero le añada valor a los ININ. Me parece que están muy cómodos dando talleres básicos que les generen ingresos; recostados de la Ley. Yo no puedo patrocinar eso; esta relación es de un solo lado y tenemos la responsabilidad de hacer algo. Llevo casi 15 años como “ingeniero” y nunca he recibido ni mantenido un trabajo por ser colegiado.Lo más que saco de ser colegiado es un almuerzo gratis en las convenciones, y el estacionamiento del hotel me cuesta $20.

Como establecí en el primer post del blog, entiendo que sería un error garrafal eliminar la colegiación compulsoria para los ingenieros civiles, eléctricos y agrimensores ya que estas profesiones sí necesitan firmar sus diseños. ¿Pero qué pasa con los ingenieros de computadoras, industriales, mecánicos, químicos? Nosotros no firmamos nada. Bueno, firmamos para que más jóvenes puedan tomar la reválida y que se puedan convertir en ingenieros, perpetuando este ciclo vicioso. Creo firmemente que el CIAPR debe convertirse en el Colegio de Ingenieros Civiles, Electricistas y Agrimensores de Puerto Rico. A los demás ingenieros nos deben eliminar la colegiación compulsoria, manteniendo los requisitos de educación continuada. Incluso la UPR pudiese ayudar con eso… ¿Hacemos educación continuada porque es requisito de colegiación, o porque es parte de nuestra responsabilidad profesional y de nuestro trabajo?

Aprovecho para anunciar que de ahora en adelante ofreceré mis servicios de diseño y optimización de sistemas aplicados a las empresas y negocios en Puerto Rico a través de servicios profesionales. Wow, que mucha vuelta tengo que dar para decir que haré lo mismo que hacía antes como ingeniero. Sí, estoy explícitamente estableciendo que haré exactamente lo mismo que hacía como ingeniero, pero utilizando el mecanismo de servicios profesionales del gobierno. Total, si al final de cuentas como ingeniero nunca tuve que firmar ninguno de los diseños que hice.

A mis amigos (ex-colegas) ingenieros: fue un placer ser colega de ustedes por tantos años y les deseo mucha suerte con el impuesto de B2B. De ahora en adelante soy un profesional del diseño y optimización de sistemas con un bachillerato, maestría y doctorado en ingeniería. No se preocupen que si algún día extraño al CIAPR o deciden añadirnos valor, simplemente pago la cuota (y seguramente algunas penalidades) y mágicamente vuelvo a ser ingeniero instantáneamente. Otra forma de volver a ser colegas es que hagan lo que estoy haciendo y dejen de ser ingenieros por tecnicismos. Unanse a mí en el otro lado. Dicen que los ingenieros son predecibles y cobardes a la hora de tomar decisiones. Con eso cuenta el CIAPR…veamos si es verdad. No perderás nada, por el contrario, te ahorrarás $200.

Atentamente,

Héctor J. Carlo, Ph.D. (y ya no P.E. – pero con un poco más de dignidad)