En términos generales logística es la coordinación detallada de las operaciones de un sistema. Depende de la complejidad del sistema con el que trabajamos, logística puede envolver decisiones a largo plazo (i.e., decisiones estratégicas con horizonte de planificación de años), a mediano plazo (i.e., decisiones tácticas con horizonte de meses) y decisiones a corto plazo (i.e., decisiones operacionales con horizonte de días).  A nivel estratégico, logística envuelve decisiones como dónde estará localizado el sistema y cuántos recursos necesitaremos adquirir para su operación. A nivel táctico, logística envuelve decisiones de cómo organizar el sistema en términos de su despliegue, estructura y reglas de manejo de flujos y cuántos empleados trabajarán en el sistema. Finalmente, en el nivel operacional nos encargamos de tomar decisiones del día a día como por ejemplo la asignación de tareas a empleados y horarios de trabajo.

Desafortunadamente, debido a lo abarcador del concepto, logística se ha convertido en un “buzz word” que ha sido abusado en su uso para referirse a cualquier coordinación o hasta como sinónimo de lógica. Read the rest of this entry »

Advertisements